Cabecera de Gandesa (Tarragona)
Inicio Eventos Reseña
histórica
Datos
económicos
AgroTienda Rutas Lugares
naturales
Bienes de
interés cultural
Galería de
imágenes
Servicios
públicos
 

Libros digitales de Gandesa

Espacios de la Batalla del Ebro
Diccionario Madoz
PARES Portal de Archivos Españoles CEBE, Centro Estudios Batalla del Ebrode Gandesa (Tarragona)
Hemeroteca de La Vanguardia
 
   
   
   
Vilalba dels Arcs (Tarragona)
Corbera d'Ebre (Tarragona)
El Pinell de Brai (Tarragona)
Prat de Comte (Tarragona)
Caseres (Tarragona)
Batea (Tarragona)
Horta de Sant Joan (Tarragona)
La Fatarella (Tarragona)
Bot (Tarragona)
La Pobla de Massaluca (Tarragona)
Mora d'Ebre (Tarragona)
Benissanet (Tarragona)
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
   
   
   
   
 
 
 
 
Emblemas de Gandesa
Escudo de Gandesa (Tarragona)
 
 
 
Museo de la Batalla del Ebro
 
 
 
Batalla del Ebro
 
 
 
 
Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España.
Escrito por Pascual Madoz (1.845) 
Detalle de la ermita de la Fontcalda de Gandesa (Tarragona)
Ciudad con ayuntamiento en la provincia de Tarragona (a 13 leguas), audiencia territorial y capitanía general de Barcelona (a 26 leguas), cabecera del partido judicial de su nombre, con cartería dependiente de la estafeta de Mora de Ebro y en rentas de la administración de Tortosa a cuya diócesis corresponde.

Situación: a los 44° 5' 2" latitud norte y 6° 39' 25" longitud este del meridiano de Cádiz, en la falda occidental del elevado pico de Puigcaballé, derivación de los denominados puertos de Tortosa, desde la cima de esta montaña, se descubre la mayor parte de los pueblos del partido judicial, la ciudad de Tortosa, y toda su ribera, los montes de Cardó, las sierras de Argentera, Taixeta y de la Llena, la de Mequinenza y montes Pirineos.

Dista la población unas 3 leguas del río Ebro, ocupando su tierra, todas las vertientes de este ramal de cordillera; y como solo la domina al este el citado pico y los montecillos de su base intermedia, la combaten todos los vientos, con especialidad los del norte y SO, que son los que más frecuentemente reinan, aquel en invierno, y este en verano.

Su clima por lo tanto es muy sano y las enfermedades que mas generalmente se padecen son los catarros pulmonares, pleuresías y cólicos biliosos y nerviosos.

Interior de la población y sus afueras: consta de 386 casas, casi todas de dos pisos, formando su grupo 13 calles y 3 plazas de figura irregular, el caserío se halla todavía muy destruido a causa de los prolongados sitios que sufrió durante la última guerra civil, en su interior se conservan algunos restos de sus antiguos muros y grandes arcos de sillería de anlig. edificación que al parecer terminaban en un montecillo del oeste, sobre el que se elevaba un sólido castillete cuadrangular, coronado de almenas condensas bóvedas, que encerraban anchurosas cuadras y capaces silos, lagares y almacenes también este edificio está completamente arruinado desde el último asedio que sufrió en 1838, batido por 5 piezas de artillería igualmente subsisten arruinados dos arrabales, que fueron incendiados y arrasados en la guerra y se componían de más de 80 casas, pajares y corrales para los ganados y sumamente deteriorados 3 de los antiguos portales de buena sillería que cerraban la población.

Hay un hospital de caridad, una escuela de instrucción primaria con habitación para el maestro a la que concurren 130 niños dotada con 3.650 reales anuales. Las escuelas de niñas, son de establecimiento y retribución particular. La parroquia es de curato de termino, servida por un párroco y 4 beneficiados, siendo en lo ant. la comunidad de presbíteros.

Su iglesia se halla en el centro de la población, no siéndonos posible fijar el origen de este edificio, que en su lado izquierda conserva una rotondita antiquísima, que es tradición servía de mezquita a los árabes. La puerta principal es igualmente de distinta arquitectura que el resto del templo, formada de columnitas y ojivas en degradación de estilo gótico, siendo de suponer tendría lugar su construcción inmediatamente después de la conquista en 1153, por los templarios, señores de aquella población; el resto de la fábrica pertenece a los tiempos modernos y siglo XVI, en xpíese ensanchó; se abrió otra puerta lateral, y se construyó su elegante y esbelta torre toda de sillería, así como los lienzos exteriores del edificio el interior de orden compuesto, forma tres naves de bastante latitud y elevación; por su estado ruinoso, se suspendieron los divinos oficios en 1830, y aunque abierta a los fieles, después de quedar fortificadas sus columnas y techumbre, por causa de la guerra, han quedado sin concluir las bóvedas de dos naves, el coro y su órgano, tiene 9 altares y el mayor bajo la invocación de Nuestra Señora de la Asunta, es todo de talla de un trabajo prolijo y aunque no del mejor gusto artístico, no deja de haber en su retablo figuras de no escaso mérito.

Unida al hospital, hay otra pequeña iglesia (Santa Ana), muy devotamente concurrida de los fieles y otro oratorio sobre la puerta llamada de Horta.

La casa municipal se halla contigua a la iglesia mayor y está también ruinosa desde la última guerra, en que perdió su antiguo archivo, que encerraba muy curiosos pergaminos y documentos importantes para la historia de la localidad. La cárcel del partido, está colocada en un edificio solido, que pertenecía al común, llamado cuarenteno, por estar destinado a la Cixxxouia de la cuarentena, con cuya denominación se conocía la parte de frutos que el vecindario cedía voluntariamente pira la fabricación de la iglesia, redención de los ctiisos y pleitos contra los señores; fue habilitada en 1841, y de todos los requisitos de una buena cárcel, solo reúne la seguridad, porque por falta de caudales, no se han construido los patios y demas departamentos proyectados y necesarios para la custodia y salubridad de los presos.

En los alrededores de la ciudad solo se advierten ruinas; tiene buenas y desahogadas salnlas, pero sin arbolado, ya por incuria, ya por haber quedado todo talado. Pegado al caserío y hacia el SE está el cementerio en mala posición para la salubridad del vecindario.

El vía-crucis que ocupaba un montecito inmediato con hermosa capilla, pórtico y calles de cipreses quedó talado y destruído.

Se abastecen los vecinos de las aguas de dos fuentes de minería sobre la base de la montana, que tienen salida a la parte superior e inferior de la población; sus aguas se resienten en algunas épocas de las capas sulfatosas por donde filtran y aunque las galerías de las minas son de corta extensión, dan ordinariamente agua sobrante para las necesidades del vecindario, aprovechándose para el riego, y elaboración de los aceites.

Fuera de poblado, se encuentra a 1 legua al este la ermita de San Marcos, situado en una cumbre sobre el camino de Tortosa y a 2 leguas al NE el celebrado santuario de Nuestra Señora de la Fontcalda, en el fondo de un escarpadísimo y pintoresco valle, por donde discurre el río Canaleta. Hacen mención de este santuario las crónicas antiguas de Cataluña, mas no puede afirmarse el año de la aparición de la Virgen, ni de la erección del primitivo ermitorio, porque los cimientos del templo actual se abrieron el 26 de agosto de 1753; contiene 4 altares, y el mayor en que se halla colocada la imagen en un carnario bien adornado, observándose todas las paredes laterales cubiertas de trofeos de varias clases; cuadros de exvotos, muletas y figuras de cera, que atestiguan la devoción y milagrosas curaciones ahí obtenidas.

La principal festividad se celebra el domingo siguiente al de Cuasimodo, en que va en procesión la mayor parte del vecindario; pero el concurso es continuado, en particular los días festivos en que se reúnen más de 2.000 almas, en los meses de julio, agosto y setiembre, época de tomar los baños de la fuente termal que da el nombre al santuario.

Esta nace a unas xx varas de la iglesia, en la margen izquierda del rio Canaleta; es abundante y conocida de muy antiguo, como lo atestiguan igualmente los historiadores, restos de manposteria vimos al manantial, que en el lia sale a la intemperie evusa por la cual, pxrxliei de muchos grados de calor sus aguas, no se utilizan xx el éxito que era iba esperar. No son conocidas las sales que arrastran en dioueion, son potables y de buen sabor estando frías, y lóm tose en bebul , lociones parciales y líanos generales, confirman lo la experiencia que curan pronta y radicalmente las erupciones de toda especie, alivian los padecimientos de gota y son eficacísimas para el reumatismo crónico, la parálisis, úlceras edematosas y sumamente contrarias a las hemorragias y sífilis. Hay cuatro edificios para hospedería con 5 caseríos para los concurrentes a los baños, que se toman en tinas portátiles y sería de desear que se fijara sobre este manantial la atención del Gobierno y que el mismo auníxx, de quien son propiedad, le convirtiera en un buen establecimiento higiénico, llamado por su posición topográfica, y la excelente propiedad de las aguas, a ocupar un buen lugar entre los de su clase para la curación de infinitas dolencias.

Termino: confina por el norte con Batea, Caseras y Bot, por el este con Prat de Compte y Pinell, por el sur con Corbera, y por el oeste con Villalba, siendo su diámetro de norte a sur de 1/2 legua y de este a oeste de algo más de 2 leguas, por la elevada posición que ocupa este término, tiene la circunstancia especial de no recibir aguas de ningún otro de los comarcanos, teniendo origen en el las fuentes siguientes: la del Eure y la del Torroll, las mas potables y cristalinas que nacen en la parte superior de la falda occidental de Puigcaballé; la de Aubá que nace en la falda norte del mismo monte y barranco de Aubá, origen del arroyo llamado Riusech, que cruza el término, y riega su pequeña huerta; la Canaleta que fluye en la falda NE del ya citado monte, y da nombre al riachuelo que discurre por la Fontcalda donde se le une; la del Mas de la Vello, en el barranco de la Veda en cuyas aguas se ven sobrenadar alguna*guauchas aceitosas y su uso suele producir grandes vértigos, que causan frecuentemente la muerte de personas y ganados; la del Colom, en la falda oriental del repetido monte, y discurre por el barranco de los Caragoes; la de la Tetileria a la parte sur, que corre por el estrecho llamado Puntal del Os, camino de Tortosa; nace también en la parte mas septentrional del término otra fuente, cuyas aguas bajan por el barranco nombrado Vorá Avall; este cruza los término de Villalba y Ribarroja, desaguando en el Ebro, después de dar impulso a un molino harinero.

Terreno: su suelo es de sedimento superior a terciario, ofreciendo pocas riquezas en el reino mineral, si se exceptúan algunas Canteras de jaspes y alabastros, yeso y margas de que abunda; predominando en su composición los terrenos arcillosos y Tarxxs; es bastante quebrado en la línea de NE, donde está el monte de Puigeaballch, Pandols, barranco de las Caragoles sierra de Caballs, que terminan por aquella parte en horizonte, de roca caliza sultatosa y alguna arenisca, cubiertas de matorral y buen pasto de aprovechamiento común, con algunos pinos y encinas, habiendo quedado el bosque alto deslucido en los últimos años ofrece su término una vegetación bastante amaniada, sobresaliendo en el arbolado los olivos y almendros, que en los meses de febrero y marzo, época de la flor de estos últimos, presenta la más vistosa perspectiva, contrastando su blancura con el verde oscuro de los olivos y nacientes sembrados; las higueras, avellanos, morales el ixxdo, abunda también en esté suelo, si bien los vinos generalmente no son de la mejor calidad.

Caminos: todos de herradura, siendo los principales, el que cruza inmediato del Bajo Aragón hacia el Priorato y el de la parte de Caspe y Mequinenza a Tortosa, este último en bastante mal estado por cruzar también lo mas escabroso; los demás guían a las poblaciones inmediatas y del partido judicial.

Correos: se reciben los lunes, miércoles y sábados a las 8 de la mañana por peatón, de la estafeta de Mora de Ebro y salen los mismos días a las 2 de la tarde.

Producción: el trigo, aceite y almendra, son su principal cosecha; aunque la de estos dos últimos artículos ha quedado mucho más reducida desde la guerra por la inmensa tala que sufrió su arbolado; también se cosecha bastante cebada, centeno, vino, seda, higos, avellanas, cuyo plantío se fomenta ahora, patatas, legumbres y alguna hortaliza. Cría ganado lanar y cabrío, siendo el primero el mas estimado y productivo; caza de conejos y perdices, y carece totalmente de pesca.

Industria: la agrícola, con 4 molinos de sangre para deshacer la aceituna; uno harinero sobre el rio Canaota a 2 leguas de la población, 2 alambiques de aguardiente; hornos do eso, cal y ladrillería, algunas tiendas de géneros y abacería, y pocos telares de ropas de hilo y lana que se usan en el país.

Comercio: exportación de aceite, almendra e importación de arroz, judías, pesca salada y micros coloniales. Por privilegio de los reyes de Aragón, tiene concedido un mercado semanal, que no se celebra por falta de concurrencia y una feria el 4 de diciembre de objetos de ferrería, quincalla, platería, ropas y dulces.

Población: 523 vecinos, 2.316 almas.

El presupuesto municipal asciende a 22.000 reales anuales, que se cubre con los rendimientos de las fincas de propios, consistentes en un molino aceitero, otro harinero, 2 hornos de pan cocer y varios censos que no bastando algunos años, se recurre a las derramas vecinales.

Historia: conserva esta población algunos vestigios de antigüedad. En documentos del tiempo de los árabes aparece ya con el nombre de Gandesa y con el mismo figura al ser ganada por los cristianos año 1153, y con la carta puebla otorgada por los caballeros templarios, a quienes fue dada por eI conde Don Ramón Berenguer con sus tierras, montes, bosques y pastos y la jurisdicción civil y criminal. Posteriormente pasó a la orden de San Juan.

En 1319 se celebraron en ella las bodas del infante Don Jaime, hijo primogénito del rey Don Jaime ll de Aragón con Doña Leonor, hermana del rey de Castilla. Fueron notables estas bodas por la particularidad de que, concluida la función, se separó el infante de su esposa, para renunciar después a la corona, tomando el habito de San Juan de Jerusalén y más tarde el de la orden Montesa. Tuvo cortes en Gandesa el rey D. Pedro IV de Aragón, año 1337, permaneciendo en ella los meses de junio y julio. Fueron memorables iaxxx que hizo durante la guerra de sucesión, decidida por la casa de Austria. Fue esta población y campos de Bxx se organizó, año 1721, la brigada de carabineros reales, que permaneció aquí algunos años hasta la expedición de Italia.

Gandesa se ha inmortalizado en la última guerra civil, defendiendo heroicamente la causa de la libertad.

En 6 de marzo de 1836, fue sitiada y atacada por los carlistas al mando de Toruer la guarnición compuesta de unos 800 hombres entre tropa y nacionales, se defendió con el mayor valor, y haciendo una solida, al tiempo que se retiraban los sitiadores, por la aproximación de las tropas de la reina, se apoderaron de un cañón de madera y otros efectos de guerra, causando a los carlistas 4 muertos y algunos heridos.

En julio del mismo año la sitió Cabrera con 3.000 infantes y 400 caballos, su guarnición se componía de 365 nacionales y 22 soldados, la artillería había abierto brecha y 300 carlistas se hallaban ya dispuestos a dar el asalto en el barranco que hay cerca de la población por el portal de Horta cuando cayeron sobre ellos de sorpresa los sitiados y mataron a muchos con una descarga que hicieron a quemarropa. Cabrera se retiró, viendo malogrados sus esfuerzos.

En 20 de mayo del año siguiente volvió Cabrera sobre ella después de un mes que se hallaba bloqueada. En los dias 21, 22 y 23 sostuvo desde el Calvario un continuo fuego contra los sitiados hasta establecer en este punto una batería de 2 cañones en el 25, rompieron los carlistas el fuego contra la plaza con 4 piezas de artillería en el 26, que dejo abierta la brecha por la puerta de Horta; intimada la rendición, se negaron a ella a pesar de su crítica posición en el 28, formaron los carlistas una tríadiera o camino cubierto para acercarse a las murallas, con leña que obligaron a conducir a los vecinos de los pueblos comarcanos, conociendo los sitiados que iban a ser asaltados, incendiaron estos trabajos, con lo que, y sabiendo Cabrera que Nogueras venia en apoyo de Gandesa, levantó el sitio.

En premio de tanto valor y lealtad S.M la reina gobernadora concedió la cruz de San Femando de primera clase al comandante Don Cayetano Areí y la de Isabel II a cuantos individuos pertenecían a la milicia nacional además las cortes para dar a esta villa una prueba de gratitud nacional, decretaron en 15 de julio del mismo año, que la villa de Gandesa tomase en adelante el titulo de muy leal y muy heroica ciudad y que eligiera por armas un escudo el mas análogo a la representación del hecho que tanto ilustra a sus invictos habitantes el escudo que antes tenia ostentabados guautes y en medio de ellos una O.

En junio del mismo año, revolvió Cabrera sobre esta población con objeto de distraer las tropas de la reina y proteger la expedio ioii de D. Carlos el general Nogueras acudió a su socorro y le hizo levantar el sitio. En 12 de febrero de 1838, la atacó de nuevo Cabrera con fuerzas muy respetables y un tren de batir que destruyó completamente sus fortificaciones los valientes defensores se sostuvieron con el valor acostumbrado, dando tiempo a que la columna de Aveeia llegase en su socorro, lo que sucedió con oportunidad. El distinguido general Don Evaristo San Miguel dispuso en 23 del mismo mes, abandonasen esta heroica población sus habitantes defensores, por la imposibilidad de ser socorridos a tiempo estos cargados de lo más precioso que poseían dejaron sus hogares, incendiando gustosos por su propia mano lo que no podían llevar consigo, conociendo que en breve serian ocupados por sus adversarios.

Desde esta época hasta 1840 en que concluyó la guerra civil, los nacionales de Gandesa en la desolada emigración, dieron la guarnición de la vecindad de Mequinenza y se defendieron siempre con heroicos servicios a la patria hasta que regresaron a desenterrar de sus ruinas el pueblo cuyo nombre sonará perpetuamente lleno de gloria en nuestros anales.

Es preciso citar entre los hijos de Gandesa, que se han distinguido a Don Juan de Loiri que sirvió al rey Don Martin en la expedición de Sicilia y el Dr. Don Gil Ruiz de Loiri obispo electo de Segorbe en 1580.